Usos, aplicaciones y consejos sobre cremas hidratantes

Hay muchas personas que quieren cuidar su piel, pero no conocen los tipos y usos de las cremas hidratantes. Por eso, es importante que te familiarices con las diferentes cremas existentes para apostar por la que deje tu piel impecable. La piel va a acompañarte toda tu vida y, por este motivo, debes mimarla y tratarla como se merece.

Tenemos la solución para que dejes de buscar y puedas adquirir la crema que necesites, tanto para el rostro como para piernas, manos, etc. Las cremas que te proponemos te conquistarán y harán que luzcas una piel radiante, hidratada y bonita todos los días.

A continuación, te contaremos las diferentes cremas hidratantes que tienes a tu alcance, sus usos y aplicaciones, entre otros aspectos que te ayudarán a escoger la más adecuada para ti.

Tipos de cremas hidratantes

Si deseas hacerte un tratamiento estético y optar por una crema de calidad corporal, debes saber que es conveniente que escojas una marca que tenga buena reputación y prestigio. Tener referencias y conocer la marca es una forma de que puedas contar con garantías de calidad y obtener los mejores resultados.

Haciendo referencia a lo tipos y categorías de cremas, aquí tienes algunos ejemplos de las que puedes adquirir e nuestra web:

1. Crema antiarrugas de noche.

2. Crema antiarrugas de día.

3. Crema hidratante de día Platinum.

4. Loción corporal.

5. Crema de manos antiedad.

6. Leche corporal nutritiva.

7. Loción corporal e iluminador.

8. Protector labial.

9. Loción corporal revitalizante.

10. Crema de manos de aloe vera.

11. Crema corporal reparadora.

12. Tratamientos antiarrugas.

13. Leche hidratante.

14. Gel reparador.

15. Aceite hidratante.

16. Bálsamo corporal hidratante.

17. Crema antioxidante.

18. Tratamiento rejuvenecedor.

19. Crema facial nutritiva.

20. Crema despigmentante.

Estas son algunas de las principales categorías y tipos de cremas que puedes adquirir. Y según tus prioridades, puedes escoger entre diferentes aplicaciones y texturas.

Beneficios de las cremas nutritivas e hidratantes

Estos son algunos de los beneficios de nutrir e hidratar la piel:

1. Tener una piel más elástica, suave y luminosa.

2. Suavizar las líneas de expresión o arrugas.

3. Recuperar la hidratación de la piel.

4. Contrarrestar las agresiones externas que sufre la piel.

Diferentes usos de una crema hidratante y cómo aplicarla correctamente

Tener un cutis ideal no es sinónimo de lavarlo y exfoliarlo a diario con agua y jabón de cualquier tipo. Se trata de mimar la piel y de usar cremas de calidad y, sobre todo, adaptadas a tu piel.

Como bien sabrás, la regla de oro de un buen cuidado facial es hidratar bien la piel. Por este motivo, la crema hidratante de manos, cuerpo y cara es uno de los productos más usados tanto por hombres como por mujeres. Además, te recomendamos que contenga limón, miel, rosa mosqueta, aloe vera… entre otros nutrientes muy beneficiosos para la piel.

Nosotros te mostramos en nuestra web los productos que pueden serte de gran ayuda. Sin embargo, usar buenos productos, si los usas de forma inadecuada, no te servirá de nada. Las cremas no hacen milagros. Por este motivo, debes aplicarlas de forma adecuada para que sean eficaces.

Y como casi todo en esta vida tiene su técnica, vamos a contarte un par de trucos y claves para que puedas sacarles el máximo beneficio a tus cremas.

Para empezar, para que la crema tenga efecto, es fundamental una buen higiene. También debes tener en cuenta que tu alimentación y el hecho de que practiques o no deporte afectan directamente a la apariencia de tu piel. De este modo, si llevas a cabo una buen higiene y mantienes una dieta equilibrada, conseguirás una piel reluciente.

La crema hidratante debes usarla a diario para mantener una piel cuidada y protegida de los diferentes factores ambientales. Y te aconsejamos que escojas una hidratante con factor de protección solar para protegerte de los efectos nocivos del sol.

Veamos cómo aplicar los productos según el tipo de crema que desees usar:

1. Cremas corporales

Olvídate de hidratar la piel cuando esté completamente seca. Es mejor que lo hagas al salir de la ducha cuando aún esté algo mojada, ya que de este modo aumentarás su hidratación.

2. Cremas faciales

Como ya te hemos comentado, siempre debes aplicarlas con la piel superlimpia. Y usar tus manos de forma adecuada es clave para que la piel se reafirme y se drene. Y recuerda que siempre debes aplicar las cremas faciales desde el centro del rostro hacia los lados y el cuello. Y hazlo con movimientos ascendentes.

3. Aguas micelares

Cada vez son más las personas que usan aguas micelares. Y si quieres subirte al carro, solo debes impregnar un algodón con tu producto e ir dando toques por el rostro para atrapar la suciedad que se esconde en él.

4. Geles para el cuerpo y el escote

Todas deseamos lucir un escote bonito y que se vea bien cuidado. Para ello, es importante aplicar la crema con movimientos circulares ascendentes desde la base de los pechos en dirección al escote.

Por qué escoger la crema ideal para ti

Debes escuchar la opinión de los expertos y no conformarte con el primer producto que encuentres. Investigar el mercado y las diferentes posibilidades que hay a tu alcance es la mejor manera de encontrar la opción adecuada para ti.

El primer paso es leer las características del producto y ver si realmente encajan con tu tipo de piel. Asimismo, ten en cuenta que la piel cambia a lo largo de los años y tiene necesidades diferentes. Te recomendamos que no pierdas el tiempo ni tu dinero con productos que no encajan con tu tipo de rostro, ya que, además, pueden dañarlo.

Y una vez que hayas escogido la crema ideal para ti, es el momento de sacarle partido. Debes saber que cada una tiene una función específica y que debes aplicarlas en el orden correcto.

No te aconsejamos que uses una sola crema hidratante para hacer todo tu ritual de belleza, ya que cada parte de tu cuerpo tiene unas necesidades distintas. Es una tarea importante encontrar las cremas adecuadas para conseguir los mejores resultados. Y si quieres conseguirlos, debes combinar el uso de cremas con otros productos.

Tu sesión de belleza con los productos ideales debe empezar con una limpieza de rostro y eliminación de todo el maquillaje que quede en tu piel. Y a partir de ahí, te aconsejamos que apliques una cantidad ligera.

Pasos para una sesión de belleza de diez

1. Limpiar la piel.

2. Aplicar el tónico para restablecer el pH.

3. Aplicar el sérum facial para hidratar y regenerar las capas más profundas de tu piel.

4. Usar una crema para contorno de ojos para cuidar esa zona. Debes usar una buena crema para distribuir por el área de alrededor de los ojos.

5. Aplicar la crema facial hidratante para nutrir la piel y dejarla perfecta y tersa.

Y un truco para aplicar el sérum: te aconsejamos que deposites tres o cuatro gotas en la palma de tu mano y que la extiendas por tu rostro con la yema de los dedos. Puedes hacerlo dando pequeños golpes desde la frente hasta las mejillas, la nariz y la barbilla. De este modo, conseguirás estimular una penetración más profunda.

La crema hidratante facial debes aplicarla manteniendo los dedos planos, presionando de forma suave y trazando movimientos ondulares desde dentro hacia fuera. Si lo haces como te indicamos, mejorarás la circulación sanguínea. Y no te olvides del cuello y el escote, que son partes de tu cuerpo que también merecen una hidratación y un tratamiento adecuados. Puedes hidratarlas de la misma forma.

Sigue este ritual tanto de día como de noche y aplica la cantidad de crema adecuada para evitar que en tu piel aparezcan brillos innecesarios e incómodos. Y si eres regular con tu ritual de belleza, empezarás a ver resultados a corto y largo plazo.

Consejos para utilizar bien tu crema hidratante

Usar una crema hidratante es beneficioso para todo tipo de pieles porque ayuda a reparar, proteger y suavizar la piel. Es recomendable usarla a todas las edades y, sobre todo, que te informes previamente de sus usos y aplicaciones. Hay cremas hidratantes para todas las edades y es importante usarlas de acuerdo con ellas.

También es importante que tengas en cuenta que no vale cualquier producto o crema. Siempre debes escoger una crema apropiada. En nuestra web tienes diferentes tipos y seguro que encuentras el que más encaje con tus necesidades. Tienes su precio, sus usos y lo que contienen. De esta forma, evitarás disgustos o problemas a largo plazo.

Si tienes una piel más bien seca, te recomendamos que uses una crema muy hidratante y que contenga nutrientes calmantes. Si tienes una piel mixta, puedes usar cremas ligeras y más sedosas. Y si la tienes grasa, lo mejor es que uses una crema hidratante ligera. Si es de rápida absorción, mejor.

La mañana es uno de los mejores momentos para hidratar la piel. Puedes empezar por limpiarla y, cuando esté preparada, aplicar la crema para que tenga el efecto deseado. Y si lo prefieres, también puedes ponerte tu crema facial o corporal antes de irte a dormir. Pero, sobre todo, siempre después de hacer la limpieza facial.

Y un consejo que debes tener en cuenta siempre: la crema hidratante es lo último que debes aplicarte. Primero debes echarte el limpiador, el tónico en el caso de que sea necesario o el contorno de ojos.

Para que la crema haga efecto, aplícala siempre haciendo un masaje a tu piel para estimular la circulación. De este modo, conseguirás que la penetración del producto sea más efectiva. También puedes ponerte la crema cuando la piel esté un poco húmeda, ya que de este modo el efecto hidratante dura más tiempo.

Y haciendo referencia a la cantidad de crema que debes ponerte, no hay una fija por norma general. Sin embargo, debes quitarte de la cabeza la idea de que si te pones más crema, conseguirás mejores resultados, ya que no tiene nada que ver una cosa con la otra.

Tu piel necesita una cantidad de crema más o menos equivalente al tamaño de un garbanzo. El objetivo es que absorba el producto. No deben quedar capas ni manchas.

Una buena nutrición e hidratación es todo lo que necesita tu piel para mostrarse saludable mucho más tiempo y envejecer más tarde. Adapta estos consejos a tu rutina diaria y ten en cuenta las necesidades específicas de tu tipo de piel.

Consejos para llevar a cabo en tu rutina diaria

Debes hidratar tu piel a diario de día y de noche. También puedes usar un tónico dos veces por semana y exfoliar tu piel una o dos veces por semana. De este modo, conseguirás una piel bonita e hidratada.

Si usas correctamente tus cremas hidratantes verás un cambio notorio en la apariencia de tu piel. Verás que se vuelve más tersa, luminosa y que su aspecto es más saludable.

Debes aplicar todos tus productos cuando tengas la piel bien limpia y previamente exfoliada. Debe quedar libre de células muertas e impurezas, ya que la aplicación será mucho más práctica y los resultados efectivos.

En definitiva, una buena crema debe limpiar bien la piel y dejarla sin residuos. Además, debe aportarte hidratación ligera y protección de forma cómoda. Independientemente de la crema hidratante que termines escogiendo, debes tener en cuenta dos aspectos para decidir la que necesitas.

Por un lado, ten en cuenta que las hidratantes de día y la protección solar sirven para proteger la piel de los elementos externos. Por otro lado, ten en cuenta que los tratamientos de noche ayudarán a que tu piel se recupere de la deshidratación y los daños que sufre día a día.

Es importante evaluar como primer paso tu tipo de piel y sus necesidades. Necesitas saber si tu piel es seca, sensible, normal, mixta y qué tendencias tiene. Puedes optar tanto por cremas de hidratación universal como por cremas hidratantes específicas para pieles secas o sensibles.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.