Remedios caseros para el dolor de muela

Son muchas las personas que día a día buscan remedios caseros para el dolor de muela. Mientras esperas que te visite tu dentista, te daremos una serie de trucos para que puedas vivir con más tranquilidad y menos angustia. ¡Toma nota!

Si has padecido algún dolor de muelas a lo largo de tu vida, sabrás lo frustrante que puede llegar a ser. Y muchas veces, nuestro dentista no puede atendernos al momento. Por eso, muchas personas buscan los recursos que tienen a su alcance con la esperanza de disminuir el dolor o que cese del todo. Debes apostar únicamente por remedios con garantías y que no aumenten tu dolor o el daño en tu boca.

Te explicamos algunos de los mejores remedios caseros para el dolor de muela. Además, te indicamos todo lo que necesitas para poder elaborarlo en tu casa.

Trucos fáciles para hacer en tu casa para el dolor de muelas

Si eres fan de los remedios caseros, estás en el post adecuado. Hay remedios caseros para el dolor de muelas muy fáciles y efectivos, tanto para ti como para los más pequeños. A partir de ahora, podrás aliviar tu dolor hasta que tu dentista pueda atenderte con calma.

Extrema la higiene dental

Cuidar de tu boca y lavarte los dientes a menudo te ayudará a tener una higiene dental adecuada y a reducir tu dolor de muelas. En el caso de que tengas restos de comida en tus dientes, te aconsejamos que uses a el hilo dental o cepillos interdentales. Estas opciones pueden aligerar la presión sobre la muela y lograr un cierto alivio.

Es importante que midas tu fuerza y que no presiones demasiado, ya que podría generar el efecto contrario y causarte más dolor en tu muela. Debes hacerlo despacio y con cuidado.

Y al terminar, cepíllate como lo haces normalmente para así eliminar todos los restos de comida que queden en tu boca.

Apuesta por el hielo

El hielo es un anestésico casero que te será de gran ayuda en este caso. Solo debes seguir estos simples pasos y notarás los resultados:

1. Coge unos cubitos de hielo y envuélvelos en una tela fina.

2. Pon los hielos sobre tu mejilla afectada.

3. Notarás cómo el frío alivia el dolor de muela.

Lo puedes hacer en cualquier momento y no necesitas demasiados recursos para llevarlo a cabo. Sin embargo, nunca pongas el cubito directamente sobre la muela que te duela, ya que lo que harías sería aumentar la sensibilidad dental y el dolor. Debes aliviarlo y no incrementarlo.

Agua con sal

Aconsejamos que optes por un enjuague de agua con sal. Pero recuerda que debes hacerlo cuando tengas la boca completamente limpia y te hayas cepillado bien los dientes.

Cuando tengas la boca limpia, empieza por hacerte un enjuague casero mezclando una cucharada de sal con agua que no esté caliente, pero sí tibia.

Recuerda que no debes tragarte nada. Aliviará tu dolor porque el agua con sal tiene un efecto antiséptico.

Própolis contra la sensibilidad

Debemos decirte que el própolis reducirá de forma considerable tu sensibilidad dental, lo que te será de gran ayuda si nos estás leyendo y te duelen las muelas.

Para aplicarlo y que tenga efecto, debes seguir estos pasos:

1. Empapa un algodón en extracto de própolis y, sobre todo, que no contenga alcohol.

2. Aplica el algodón empapado sobre la muela que te duela.

Agua oxigenada

Se trata de un compuesto químico que contiene propiedades antibacterianas. Es, sin duda, uno de los remedios más populares para combatir el dolor de muelas.

Aplícalo con un bastoncillo de algodón sobre la muela que te duela o bien, puedes hacer enjuague bucal con el mismo producto.

Esta alternativa es recomendada más bien para dolores que van acompañados de problemas gingivales.

El ajo puede ser uno de tus mejores aliados

Puedes aplicar un diente de ajo sobre la muela dolorida. Y puedes hacerlo tanto con el ajo cortado como aplicándolo entero, para gustos colores.

Déjalo durante unos 20 segundos, escúpelo y seguidamente vuelve a colocarlo en la zona que te duela. También puedes dejarlo durante una hora.

Obviamente, el ajo no te quitará por completo el dolor de muelas, ya que eso lo conseguirá un especialista en la materia. Sin embargo, aliviará tu dolor.

Aceite de clavo

Es usado por algunas personas por sus propiedades, entre ellas la anestésica. Es conocido por combatir el malestar bucal. Lo que puedes hacer es introducir un clavo de olor en tu boca y chuparlo como si fuera un caramelo. O puedes usar aceite de clavo.

Consejos sobre lo que conviene evitar

A pesar de que hayas oído rumores o que alguno de tus amigos te lo haya recomendado, debes tener en cuenta que no todo vale. Te explicamos lo que debes evitar:

1. No tomes ácido acetilsalicílico. En el caso de que tus envías estén sensibles, aumentaría la hemorragia y el daño seria mayor.

2. No coloques un trozo de pastilla en la muela para aliviar tu dolor, ya que podría romper uno de tus dientes y, además, provocarte una quemadura en tu boca.

3. No tomes antibióticos. A pesar de que sientas dolor y que, probablemente, tengas una infección bucal, no siempre es la mejor opción. En el caso de que sea adecuado para ti, ya te lo recomendará tu dentista.

4. No tomes alimentos muy calientes o fríos. Debes evitar que tu muela sufra más de la cuenta.

5. El azúcar no es muy recomendable para el dolor de muela.

6. Intenta evitar poner hielo directamente a tu muela, ya que solo agravará tu dolor.

7. Evita el tabaco todo lo que puedas porque solo hará que tengas más molestias y aumentará la inflamación.

8. No enjuagues con bebidas alcohólicas, ya que a la larga podrían dañar tus encías.

9. No te acuestes sobre el lado adolorido porque solo conseguirás aumentar la presión y el dolor.

En definitiva, si apuestas por alguno de los remedios caseros para el dolor de muela que te hemos explicado y evitas las prácticas comentadas, conseguirás aliviar tu dolor hasta que un especialista pueda verte y solventar tu problema del todo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.